19 feb. 2013

Como apoyar el desarrollo de tu bebé prematuro


Los bebés prematuros pueden ser los bebés más sensibles y con mayor capacidad de respuesta. Ser padre de un bebé prematuro significa tener que aprender las habilidades de estos sorprendentes recién nacidos y comprender los desafíos y las recompensas de su desarrollo.
Los bebés prematuros pueden poner a prueba la idea que tenemos de cómo será ser padres. Muchos bebés prematuros tienen dificultad para mantenerse despiertos, absorber los sonidos y su entorno, y responder en forma positiva cuando se los toca. A veces, los padres se sienten mal al no poder establecer un contacto visual o sentir el vínculo especial que se crea al poder tocarse y mirarse mutuamente.
Pero recuerda que tu bebé está usando gran parte de su energía para comer, crecer y bloquear la luz intensa y los sonidos fuertes. Probablemente no le quede demasiada energía para la interacción social. Comprender cuándo tu bebé está listo o no para interactuar es importante para comenzar una relación positiva que lo ayude a crecer y desarrollarse. Estos primeros vínculos son muy importantes para su posterior desarrollo cognitivo y emocional.

  Señales de un bebé prematuro 
 
  Estrategias de los padres 
 

Los bebés comunican sus necesidades a través de sus movimientos, su capacidad de permanecer alerta o dormir, y reacciones fisiológicas tales como los cambios en la respiración o el color de la piel. Los bebés prematuros pueden ser más sensibles que los bebés que nacen a término y pueden reaccionar incluso ante pequeños cambios en su entorno y cuidado.

Estoy abrumado. Algunas señales que indican que un bebé prematuro probablemente necesita ir más despacio o tomar un descanso son:
  • respiración más rápida o pausas en la respiración;
  • contraerse (como si estuviera haciendo caca);
  • empalidecimiento o enrojecimiento de la piel;
  • bostezos;
  • hipo;
  • cambios en la tensión corporal, como extender los brazos o las piernas, o relajarse como si perdiera las fuerzas;
  • movimientos repentinos, agitaciones, sobresaltos;
  • arquearse;
  • sacar la lengua;
  • ponerse quisquilloso y permanecer así por largo rato;
  • mirar para otro lado durante la interacción social;
  • dormirse cuando se supone que debería permanecer despierto.

  • Estoy listo. Algunas señales que indican que un bebé está más organizado y preparado para asimilar la información que recibe son:
    • ritmo de respiración constante;
    • color de piel estable;
    • movimientos suaves de brazos y piernas;
    • permanecer alerta y tranquilo;
    • mirar fijamente un rostro u objeto;
    • dormir bien y en horarios adecuados para tener energía para recibir información mientras está despierto.

    Hago las cosas yo solo. Los bebés también tienen sus propias estrategias para organizarse. Entre ellas se pueden mencionar las siguientes:
  • sujetarse y aferrarse a mantas, tu dedo u otros objetos;
  • enganchar los pies en las sábanas;
  • llevarse las manos a la cara o la boca;
  • chuparse el dedo o usar el chupete;
  • impulsarse con los brazos y las piernas.

  • Cada bebé se organiza de manera distinta y esto le ayuda a asimilar las nuevas sensaciones de una manera personal. Pronto te acostumbrarás a la manera especial en la que tu bebé se comunica y podrás brindarle la ayuda que necesite para interactuar con el mundo. Esta nueva relación con tu bebé es la base más importante para su desarrollo físico y emocional.

    Para conocer mejor las señales de tu bebé prematuro, haz clic aquí.

    El primer paso para una relación exitosa es comprender cómo se comunica tu bebé. El siguiente es ayudar a tu bebé prematuro a organizarse. Estas estrategias te ayudarán.

    Ofrécele un ambiente tranquilo. Como habrás podido observar, tu bebé es muy sensible a la luz, los sonidos o las experiencias nuevas. Presta especial atención cuando esté cansado o cuando intente concentrarse en tareas difíciles como alimentarse o escuchar tu voz. Pon atención a los lugares y las situaciones que suelen abrumarlo e intenta evitarlos. El simple hecho de llevar a un bebé sensible a la tienda de comestibles puede ser demasiada información sensorial para él; probablemente necesite más tiempo y madurez para poder asimilar todos los estímulos que genera este paseo.

    Sé consciente de los tiempos. Los bebés prematuros están concentrados en organizar sus horarios para dormir y en aprender a asimilar los cuidados que reciben de distintas personas. A veces, el solo hecho de cambiarles el pañal puede interrumpir o alterar su sueño. Respeta la necesidad de tu bebé de despertarse solo. Busca señales que te indiquen que está listo para jugar. Adapta sus cuidados o tu interacción social a las señales que él te dé. Asegúrate de que tu bebé descanse cuando necesite recuperarse o duerma la siesta.

    Ofrécele continuidad y previsibilidad. Al igual que la mayoría de los adultos, los bebés necesitan saber qué esperar. Esto disminuye su ansiedad y los ayuda a desempeñarse mejor. Organizar un cronograma diario, que siempre lo cuide la misma persona y hacerlo dormir en la misma cama son ejemplos de cómo puedes crear un mundo organizado y previsible para él. Esto le ayudará a sentirse seguro y poder relajarse y aprender nuevas destrezas con facilidad.

    Ayuda a tu bebé en los esfuerzos que hace por hacer las cosas solo. A medida que crecen, los bebés aprenden a ser independientes y disfrutan con cada pequeño logro alcanzado. Por pequeños que sean, los intentos por calmarse solos —como chuparse la mano— son gratificantes y constituyen la base para otros intentos en el futuro. Es posible que un bebé sensible necesite ayuda. Una manera es sostenerle el hombro para que pueda mover la mano y llevársela a la boca para chuparla con más facilidad. Otra manera es usar tu brazo para que tu bebé apoye sus pies y así se sienta más estable. Estos pequeños puntos de apoyo tienen un gran impacto en los logros de tu bebé. Y pueden ayudar a evitar que se ponga quisquilloso.

    Mueve a tu bebé con cuidado y presta atención a cómo lo ubicas. A esta altura, ya sabes lo importante que es que tu bebé duerma boca arriba. Cuando tu bebé esté despierto, es importante que lo muevas con cuidado y despacio. A los bebés prematuros todavía les cuesta moverse con soltura y tener un control total de sus extremidades. Al principio, será necesario sostener a tu bebé cerca tuyo para que sienta el afecto y calidez de tu cuerpo o envolverlo en una manta hasta que sus movimientos sean más controlados. A veces, a los bebés prematuros les resulta difícil asimilar los movimientos bruscos, y probablemente mostrarán señales de estar "abrumados" cuando se los mueva rápidamente o cuando no tengan la manta o el apoyo corporal que necesitan.

    Deja que sea tu bebé el que marque los ritmos de interacción. Es posible que al principio los períodos para jugar y estar bien alerta que tanto disfrutan los padres sean limitados. Los bebés necesitan conservar su energía y para ello deben descansar y dormir. Pero a medida que maduran, esto cambia. Al principio, cuando intentes mirar a tu bebé y hablarle, es posible que mire para otro lado, se duerma o se relaje como si perdiera las fuerzas. Tu bebé te está diciendo que no está listo para mirar, escuchar y moverse al mismo tiempo. De ser así, limita tu interacción y deja que tu bebé simplemente te mire a la cara. Luego podrás, con voz suave y delicada, alentarlo a que siga el movimiento de tu cabeza al inclinarla de lado a lado. Pero por el momento, respeta los tiempos de tu bebé y mira hacia otro lado o quédate en silencio. De esta manera, le permitirás descansar y prepararse para más interacción. La alimentación es un momento especialmente complicado para muchos bebés sensibles, porque les exige mucha concentración y organización para poder comer, mirar y escuchar. Probablemente, en este momento, la mejor estrategia sea permanecer en silencio. Tu bebé te lo hará saber cuándo esté listo para asimilar más estímulos.
    Cuídate. El nacimiento de un bebé es un desafío para toda la familia y especialmente para la mamá. El cuidado de un bebé prematuro agrega una mayor presión. Por eso es importante pedir apoyo emocional y físico a amigos, familiares,profesionales médicos y consejeros. Querrás estar en el mejor estado posible para ayudar a tu bebé, y esto implica también prestar atención a tus propias necesidades.

    Fuente: http://www.pampers.com.ar/Desarrollo-de-los-Bebes-Prematuros