21 oct. 2012

PRIMER AÑO DE VIDA - BABYSEC


PRIMER AÑO DE VIDA


Introducción

- Algunos niños necesitan experimentar más antes que otros el caminar solos con total seguridad. El desarrollo motor acelerado no indica que tenga mayor inteligencia.

- Pararse solo sin apoyo y dar pasitos en forma independiente requiere mucho valor. Alejarse de un lugar dependiente a otro independiente. Esto representa el momento de una nueva etapa en la vida del niño.

Alimentación

- El niño de un año recibe las 4 comidas y se irán incorporando otros alimentos. De ser posible se continuará con la lactancia materna, que sigue siendo beneficiosa para el niño y representa comodidad para la madre. Paulatinamente se incorpora el vaso y la cuchara. Cuando intente alimentarse por si solo, se le ofrecerá otra cuchara para que a su ritmo colabore con la alimentación.

- Es muy importante proporcionar un ambiente tranquilo durante el transcurso de las comidas, que representan un momento de contacto afectivo, de intercambio y aprendizaje.

Inmunizaciones (Vacunas)

- A los 12 meses corresponde aplicar la vacuna Triple Viral (Sarampión, Rubéola, Paperas) y la Antihepatitis A.

Desarrollo

- El bebé tiene mayor autonomía. Se puede poner de pie y dar algunos pasos con o sin apoyo.

- Entrega un objeto cuando se lo solicita.

- Colabora cuando se lo viste.

- Dice: “mamá”, “papá”.

Consejos de crianza

- Siente angustia al separarse de su mamá y al estar con personas extrañas.

- Manipula varios objetos sin ayuda. Puede apilarlos y clasificarlos.

- A medida que se lo viste o baña, conviene explicarle cada paso. El niño ya comprende el mecanismo, por lo que ofrece un brazo o la pierna o se coloca boca abajo cuando es necesario.

- Comprende órdenes sencillas. Se detiene o se acerca cuando se lo llama. Entrega un juguete si se lo piden.

- Intenta comer y beber solo y sin ensuciarse. Toma comida con la cuchara y la lleva a la boca, toma el vaso y bebe pero no es capaz de apoyarlo nuevamente en la mesa.

- Tiene iniciativa de jugar, por lo que tiene actitudes provocadoras. El adulto debe estimular la actividad del niño.

- Hay que evitar que duerma en la habitación de los papás y que comparta la cama.

- Si el niño aún no camina, no hay que forzarlo. Hay que dejar que el niño tenga su propia iniciativa por conocimiento de su cuerpo y porque se siente seguro.

- Se recomienda tener en cuenta la seguridad del ambiente, considerando la mayor movilidad del niño. Es conveniente revisar la casa en busca de riesgos (objetos filosos o punzantes, medicinas, venenos, artículos de limpieza). Guardar todo lo que pueda ser peligroso: cuchillos, tijeras, monedas, etc. Evitar aparatos eléctricos enchufados a prolongadores o que queden con cables colgando. Cubrir con protectores los enchufes eléctricos. Colocar rejas y protectores en balcones, escaleras y ventanas.

- No dejar bolsas plásticas, envoltorios o globos al alcance del bebé.

- No dar al niño alimentos que puedan aspirarse, como garrapiñadas o dulces pequeños.

- Se recomienda poner poco agua en la bañera y nunca dejarlo solo en ella.

- Preservar al niño del contacto con animales domésticos.

- Brindar oportunidades para la exploración libre del ambiente, siempre que éste sea seguro. Ofrecer juguetes adecuados a su edad, en el suelo. El corralito delimita un área de seguridad cuando hay hermanos mayores.

- Participar de los juegos, alentar la vocalización y la comunicación. Fomentar el lenguaje nombrando objetos comunes, señalando partes del cuerpo. Hablarle mientras se lo baña o alimenta.

- Compartir libros con una ilustración o palabra por hoja.

- No enseñar cosas que luego se les prohibirán.

- Reiterar la higiene dental. Se desaconseja que beba líquidos azucarados cuando está acostado.

Preguntas frecuentes

- ¿Por qué llora en presencia de extraños? En esta etapa el niño ya comprende la diferencia entre su familia y el resto del mundo. Por esta razón, no le agrada estar con extraños, solo desea estar con aquellos que conoce y le dan seguridad.

- ¿Por qué todavía no habla? A algunos bebés se les dificulta articular palabras. Se hacen entender por señas. Para ayudarlos a vocalizar hay que procurar entender lo que piden y repetirles varias veces el nombre del objeto deseado. Se recomienda tratar de formar y enriquecer el vocabulario del niño, contándole, por ejemplo, lo que se ve en el parque cuando pasea o en un librito mientras se lo hojea. No hay que hablarle a media lengua. También hay que estimularlo para que responda preguntas sencillas, por ejemplo, ¿Querés el oso o la pelota? Así progresivamente abandonará el lenguaje de señas para hacerse entender con palabras.


http://www.babysec.com.ar/bebes/etapas/19/Primer-a%C3%B1o-de-vida